• Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2016 Mexicanos Primero Jalisco A.C.  Todos los derechos reservados.  Av. "B" 578 Col. Seattle, Zapopan Jalisco

C.P. 45150 Tel: 33647205 / 23042061

March 29, 2019

February 13, 2019

October 5, 2018

June 29, 2018

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

El rumbo de la educación

June 15, 2018

Hace unos días se llevó a cabo el tercer y último debate de los candidatos presidenciales en nuestro país y uno de los segmentos que se abordó fue la educación. La cantidad de preguntas que llegaron por redes sociales reflejan la importancia del tema y la preocupación que los ciudadanos tienen acerca del futuro de la educación en México.

En sus intervenciones, tres de los cuatro aspirantes a la presidencia de la república coincidieron en que la Reforma Educativa ha logrado avances significativos en aspectos como eliminar la corrupción en la asignación de plazas. Sin embargo, también reconocen que hay otros matices en los cuales ha sido mal implementada y que sigue siendo objeto de análisis y mejora. Además de mencionar aspectos fundamentales para lograr la transformación educativa en el país.

 Por ejemplo, el candidato Ricardo Anaya habló sobre el doble reto que tenemos por delante, garantizar la cobertura y alcanzar la calidad educativa. Entre otras cosas, mencionó la importancia de formar y capacitar a los maestros a la par de evaluarlos y dotarlos de las herramientas necesarias para brindar una educación de calidad. Así como la necesidad de modificar el modelo por uno que enseñe a pensar y no a memorizar y de asegurar que ningún joven se quede sin la oportunidad de estudiar por falta de recursos.

 

José Antonio Meade insistió en que se debe trabajar en un sentido más amplio de inclusión en las escuelas, en los incentivos a los docentes y una mayor inversión en infraestructura, así como de la posibilidad de escuelas de tiempo completo, flexibilizar el bachillerato y estar abiertos a una enseñanza descentralizada y a distancia. Afirmó que la apuesta por la educación debe comenzar desde preescolar, poniendo a los maestros al centro y los niños como eje.

Jaime Rodríguez Calderón hizo énfasis en involucrar a la familia en la educación de niños y jóvenes y en que los padres ayuden al maestro. Aseguró que hay que revisar la Reforma Educativa y hacer modificaciones entre otras cosas, en la Ley del Servicio Profesional Docente y en la regionalización. Y sobre el tema de deserción, incluyó a la tecnología como una herramienta para generar oportunidades y abrir espacios.

Todos estos puntos que mencionaron nos dejan ver que aún hay mucho por hacer y su participación mostró que desafortunadamente ninguno de los cuatro realmente domina el tema.

 

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador habló de cancelar la mal llamada Reforma Educativa, al considerar que lo que se aprobó es más una reforma laboral con orientación privatizadora e impuesta por organismos internacionales.

Coincido con él en que no se debe utilizar la reforma como un medio de coerción a los maestros, que no se puede señalarlos como los responsables del atraso educativo y que una reforma educativa no se puede aplicar sin los maestros, coincido con él en que antes de evaluar, o a la par, se debe capacitar, formar, acompañar y reconocer a los docentes. Esto que él ve en la reforma son temas que debemos revisar y mejorar.

Estoy convencido al igual que todos los candidatos, que la Reforma Educativa es perfectible, tanto en contenido como en la estrategia de implementación.

Pero ¿qué significa cancelarla?

A mí no me queda claro.

Si al hablar de cancelar se refiere a regresar al pasado y borrar los avances que hemos tenido en estos años, me parece algo ilógico, irresponsable e inadmisible para México.

Si cancelar es tan solo un término ambiguo que utiliza para darse margen político para sumar votos y, en caso de ser electo presidente, pueda presentar al congreso una iniciativa que mejore, pula y profundice o pueda sustituir a la actual, como ciudadanos nos merecemos una explicación clara y detallada.

Me parece que esto último es lo único que tiene sentido para AMLO y México.

Espero que venza la razón en el tiempo y los derechos de  las  niñas, niños y jóvenes, sean el centro de este debate, para que prevalezca un modelo educativo pertinente que los prepare para la vida y para el mundo del conocimiento que vivimos, que garantice autonomía curricular y presupuestal a cada escuela e infraestructura digna e incluyente; que dignifique, reconozca, capacite y sume a los maestros como principales aliados de la transformación educativa, llevando a la profesión docente a ser considerada y remunerada al nivel de las mejores profesiones de México.

 

Es imposible hacer un alto en el camino que hemos recorrido. La educación necesita acelerar el paso, no es momento de retroceder. Estoy seguro de que la única transformación posible se va a dar desde el salón de clases, la comunidad educativa y la familia y no desde un escritorio en la secretaría de educación pública. Esta última, debe de ser una promotora de la transformación y no un obstáculo.

Estoy convencido de que, con cualquiera de los cuatros candidatos que resulte electo por el voto libre y razonado de los mexicanos, podremos trabajar juntos, desde las diferencias y coincidencias, para construir un México culto y educado del cual todos estemos orgullos.

Por el bien de México, apoyemos todos al que resulte ganador. Y ahora más que nunca seamos ciudadanos críticos, exigentes, propositivos, ejemplares y participativos en la vida pública.

El país necesita de todos y cada uno de nosotros para hacerlo grande, lleno de oportunidades, justo, equitativo e incluyente. Una persona sola no puede y no podrá con la responsabilidad. Hoy más que nunca tenemos en las manos el presente y el futuro de México.

 

 

 

Alejandro Gómez Levy

 

“La educación cambia vidas”

 

 

Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags